«

»

abr 14

[Cine] El hobbit: La desolación de Smaug

[Cine] El hobbit: La desolación de Smaug

A Peter Jackson se le ha ido un poco la cabeza con “El hobbit: La desolación de Smaug”, la segunda parte de la trilogía que adapta la novela más bien juvenil del maestro Tolkien. En 2012 disfruté bastante de la primera parte, “Un viaje inesperado”, pero la secuela me ha dejado con un sabor de boca más agrio que dulce. A continuación os explico el porqué.

En su momento no entré a valorar la decisión de plasmar la historia de un libro de unas 230 páginas en tres largometrajes. “Un viaje inesperado” tenía nuevos añadidos que enriquecían la historia que no me sobraron en absoluto.

Sin embargo, en “La desolación de Smaug” el director neozelandés no se cortó un pelo a la hora de añadir nuevo contenido, con el resultado de que tenemos escenas interesantes (principalmente la investigación de Gandalf) y otras que no hay por donde cogerlas. Y sí, en esto último me refiero a Tauriel, la elfa silvana interpretada por Evangeline Lilly. ¿Qué necesidad había de introducir con martillo y cincel una relación amorosa con el enano Kili (Aidan Turner)? No la hay, no la busquéis.

Del cameo de Orlando Bloom como Legolas no estoy ni a favor ni en contra, puesto que su aportación no deja de ser más bien secundaria. Si acaso, su breve escena con Glóin (el padre de su futuro amigo Gimli) me pareció un gran detalle para los fans de “El señor de los anillos”.

La desolación de Smaug, el hastío del fan

En el cajón de “los aciertos que no terminaron de funcionar como debían” yo incluiría a Bardo. Aprecio enormemente que se le haya dado más trasfondo al personaje interpretado por Luke Evans, pero acabé bastante cansado de la porción de la película que transcurre en Esgaroth, en parte por culpa del “Tauriel x Kili” y la persecución llevada a cabo por los orcos de Azog.

El hobbit: La desolación de Smaug (Bardo)

Bardo, heredero de Girion.

Al igual que la caracterización de Bilbo me pareció fantástica en la primera película, opino que el personaje se ha diluido bastante. Si bien en el Bosque Verde salva a los enanos, su plan para escapar del castillo del rey Thranduil más parece un golpe de suerte que fruto del ingenio del hobbit. Entiendo que esa decisión de luego lugar a la espectacular persecución en el río, pero no debemos olvidar que el protagonista es Bilbo.

Tampoco tiene su día el saqueador en la guarida de Smaug, que por otro lado es lo mejor del filme con diferencia. Escuchar a Benedict Cumberbatch como el codicioso ocupante de la Montaña Solitaria es una auténtica gozada, que se añade a lo bien hecho que está. En ese sentido, se podría decir que la película mejora al final, pero no lo suficiente para compensar lo anterior.

Como fan de Tolkien que me considero, me duele admitir que “La desolación de Smaug” me ha decepcionado hasta el punto de aburrirme. Todavía está por ver cómo terminará la trilogía con “There and back again”, aunque me temo que Jackson seguirá incluyendo subtramas para justificar la decisión de rodar tres películas.

Imágenes: Mubis, El anillo único

2 comentarios

1 ping

  1. Mercedes (Mami Lulu)

    Te sigo y me gusta como escribes (se nota que tienes estudios);sigue as’isss

    1. Israel Vallejo Rodenas

      Muchas gracias Mercedes, cuando el tema me gusta trato de esperarme :)

  1. Bitacoras.com

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: A Peter Jackson se le ha ido un poco la cabeza con “El hobbit: La desolación de Smaug”, la segunda parte de la trilogía que adapta la novela más bien juvenil del maestro Tolkien. En 2012 disfruté bastante de la primer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>